Descargue este documento en formato PDF

La educación infantil reviste una especial importancia en los primeros años de vida (0-3 años), determinantes para un desarrollo físico y psicológico armonioso, así como para la formación de las facultades intelectuales y el desarrollo personal.

Estimulación Precoz, Atención Precoz, Atención Temprana, Estimulación Temprana, Intervención Temprana, etc., son múltiples expresiones utilizadas para designar un mismo concepto.

Por lo tanto, Estimulación Precoz, Atención Precoz, Intervención Temprana, Etc., la podríamos definir como una “Intervención Temprana” que intenta potenciar al máximo las posibilidades de los niños afectados por alguna deficiencia, o con riesgo de padecerla en todas su facetas o áreas de aprendizaje, fundamentándose en la plasticidad del Sistema Nervioso Central, y partiendo de la base de la importancia que supone los factores ambientales para el desarrollo del niño.

Otra definición podría ser “El conjunto de técnicas educativas que tienen por objeto al niño y a su familia y por finalidad, paliar la falta de estímulos y los problemas de aprendizaje de niños con deficiencias claras o simplemente de los niños incluidos en el grupo de denominados de Alto Riesgo, pretendiendo potenciar al máximo, las posibilidades psicofísicas del niño, mediante la estimulación reglada, sistemática y continuada, llevada a cabo en todas las áreas del desarrollo, sin forzar el curso lógico de la maduración de Sistema Nervioso Central, aplicándose dicha técnica a toda la población comprendida entre los 0 y los 3 años de edad”.

Podemos distinguir tres amplias poblaciones objeto de intervención:

  1. NIÑOS EN SITUACIÓN DE MAYOR RIESGO AMBIENTAL.

 

    1. Niños prematuros.
    2. Niños de bajo peso.
    3. Niños procedentes de Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales.
    4. Niños que ha sufrido procesos de asfixia y han llegado a término.

 

  1. NIÑOS EN SITUACIÓN DE MAYOR BIOLÓGICO.
    1. Niños procedentes de ambientes pobres, de bajo status socio-económico.
    2. Niños abandonados.
    3. Niños de madre con problemas de saludo mental.
    4. Niños con carencias afectivas, culturales, etc.

 

  1. NIÑOS CON RETRASO, DESVIACIONES O DISCAPACIDADES DE DESARROLLO ESTABLECIDAS.

 

    1. Discapacidades de tipo cognitivo de la movilidad.
    2. Discapacidades de tipo cognitivo de comunicación.
    3. Discapacidades de tipo sensorial.

 

OBJETIVOS DE LA INTERVENCIÓN TEMPRANA.

  1. Mejorar el desarrollo global del niño.
  2. Eliminar o disminuir los efectos que provocan en el desarrollo del niño alteraciones existentes.
  3. Superar expectativas de desarrollo en niños con alteraciones establecidas.
  4. Contribuye a formar educativamente a los padres, ejerciendo una influencia positiva en el desarrollo de las capacidades del niño.

Estos objetivos los podríamos resumir en “Conducir al niño discapacitado al desarrollo de una vida tato individual como social, tan optima como sea posible.”

CLAVES DE LA INTERVENCIÓN TEMPRANA.

  1. El aprendizaje temprano sirve de base para el desarrollo posterior de conductas más complejas. Las formas más simples de respuestas tempranas, son los cimientos con los cuales evolucionar hacia formas de respuestas más complejas.
  2. Es necesario proveer sistemas de apoyo a las familias y a los niños para inhibir inhabilidades secundarias o asociadas.
  3. Orientar a las familias y apoyar frente al stress que supone la aparición de una patología en un recién nacido.

 

ÁREAS DE INTERVENCIÓN EN LA INTERVENCIÓN TEMPRANA.

  1. ÁREA PSICOMOTORA

 

    1. Destreza Motórica Gruesa.
    2. Destreza Motórica Fina.

 

  1. ÁREA DEL LENGUAJE.

 

    1. Respuesta a Estímulos.
    2. Lenguaje Comprensivo.
    3. Lenguaje Expresivo.

 

  1. ÁREA SOCIAL.
  2. ÁREA COGNITIVA.